Las pioneras del motor. 16 mujeres que hicieron historia

¿Sabías que la primera persona en recorrer una distancia larga (+100km) fue una mujer? ¿que el parabrisas, el retrovisor y los intermitentes son inventos ideados por mujeres? ¿sabías que a principios de siglo la participación de las mujeres en carreras de coches era mucho más alta que hoy en día?

Desde tumejoritv queremos rendir homenaje a todas aquellas mujeres que decidieron dar un paso adelante por el progreso y la modernidad y gracias a las cuales podemos seguir avanzando y cosechando éxitos en la industria del automovil.

Hemos elegido a 16 pioneras que marcaron un nuevo rumbo en el automovilismo, pero son muchas más las que con el paso del tiempo han pasado inadvertidas y, sin embargo, su papel es determinante para el progreso.

Bertha Benz: pionera en el desarrollo del automóvil

Bertha Benz (Bertha Ringer) fue una pionera de la automotriz alemana. Desde antes de casarse con Carl Benz, ya tenía inquietud en el desarrollo del automóvil y en agosto de 1888 se convertiría en la primera persona capaz de conducir un automóvil en una larga distancia.

Carl Benz, junto con el apoyo y financiación de Bertha, solicitó la patente de un vehículo motorizado de tres ruedas: el Benz Patent-Motorwagen. Estaba propulsado por un único cilindro de 2.5 caballos y utilizaba un motor de cuatro tiempos alcanzando una velocidad máxima de 40km por hora.

En agosto de 1888, Bertha Benz se montó en el automóvil con sus hijos sin decírselo a su marido y sin el permiso de las autoridades y recorrió la distancia entre Mannheim y Pforzheim, unos 106 km más o menos. Era el viaje más largo que jamás nadie había realizado y, con él Bertha quería demostrar que la comercialización del vehículo sería un éxito y que, sobre todo, sería un éxito para el público, que a partir de ahora podría recorrer grandes distancias con él.

El viaje no fue fácil pero Bertha consiguió resolver los problemas que le iban apareciendo en el camino. Como no había tanque de gas y tan solo tenía un suministro de 4.5 litros de gasolina, tuvo que acudir a varias Boticas a por ligroína, el disolvente de petróleo necesario para que el automóvil funcionase

Otro problema era el sistema de termosifón que se utilizaba para enfriar el motor, que no estaba aún preparado del todo para esas distancias por lo que iban parando en cada fuente para ir añadiendo agua.

Además, al subir pendientes se dio cuenta que las dos velocidades que tenía el vehículo no eran suficientes, por lo que hubo que hacer modificaciones en el prototipo con la introducción de un engranaje adicional que se parece al sistema de las marchas actuales.

Sophie Opel: primera directora de la compañía Opel

Compañera y esposa de Adam Opel, fundador de la empresa automovilista Opel. Participó en la compañía y se hizo cargo de la empresa tras la muerte de Adam Opel en 1895. Tres años después, Opel llegó a ser el segundo fabricante alemán de vehículos, detrás de Mercedes Benz. Y en 1902 presentarían su primer vehículo de diseño propio.

Durante 18 años dirigió la empresa alcanzando una etapa de gran éxito y llegando a ampliar la producción a bicicletas pre-ensambladas y máquinas de coser. Lo que les permitió abrir aún más el mercado.

 

Anne d’Uzes: la primera con carnet de conducir ¡y en recibir una multa por exceso de velocidad!

Anne d’Uzes era una activista francesa por los derechos de las mujeres. En su lucha se convirtió en la primera mujer en superar el examen de conducir.

También creó el primer club automovilístico francés para mujeres en los años veinte para  promover su pasión por el mundo del automóvil con otras mujeres de la época.

Además, Anne d’Uzes fue la primera mujer en ser multada por superar el límite de velocidad: estaba establecido en 12km/h en ciudad y a ella le pillaron a 13km/h

Madame Labrousse y Camille du Gast: primeras pilotos de carreras

Aunque las carreras de coches parecen competiciones mayoritariamente masculinas, hubo un tiempo que no fue del todo así.

En 1899 y 1900 Madame Labrousse y Camille du Gast se convirtieron en las primeras pilotos profesionales de carreras en competiciones nacionales e internacionales respectivamente.

Hasta los años 30, el automovilismo fue un deporte muy popular entre las mujeres y el hecho de ser mujer y conductora era un auténtico símbolo de libertad. En aquellos primeros años del siglo XX, la industria automovilística se esforzó en hacer un llamamiento para conseguir asociar la imagen de mujer conductora como un icono de la modernidad con portadas en revistas tan destacadas como Vogue.

Un gran ejemplo de lo que suponía ser mujer y piloto sería el Autorretrato en el Bugatti Verde de Tamara Lempica, que es un auténtico icono de la mujer moderna.

Algo que choca un poco con la presencia de las mujeres en las carreras en la actualidad. Por ejemplo, en la última edición de Le Mans (2017) de los 179 pilotos, solo había una mujer. Lo que es más, en todo el siglo XXI solo 10 mujeres han competido en esta carrera. Es cierto que solo llevamos 18 años de siglo, pero si lo comparamos con la década de los años 30, donde hubo participación femenina en todas y cada una de las ediciones desde 1930 a 1939 con 22 mujeres pilotos diferentes, resulta, cuanto menos, desconcertante.

 

Mary Anderson: inventora del limpiaparabrisas

Mary Anderson fue una inventora que en 1902 ideó lo que hoy entendemos como limpiaparabrisas. Fue en un viaje en tranvía, donde el conductor se tenía que bajar del vehículo cada poco porque fuera llovía y no tenía visibilidad, por lo que a Mary se le ocurrió un sistema que sería el prototipo de lo que utilizamos hoy en día.

Aunque al principio se puso en entredicho su invención ya que algunos decían que era una mala idea puesto que distraería al conductor, se ha demostrado que tiene una gran utilidad y hoy en día no podríamos vivir sin él.

Emilia Pardo Bazán: primera española en ponerse al volante

A Emilia Pardo Bazán le debemos gran parte de la literatura femenina de los primeros años del siglo XX. Novelista, poeta, ensayista traductora… y siempre activista por los derechos de las mujeres.

Por eso no es de extrañar que en 1904 fuera la primera española (conocida) en conducir un vehículo. Su gesto fue un paso adelante para una generación de mujeres modernas.

 

Dorothy Levitt: la mujer más rápida del mundo

Dorothy Levitt fue una de las primeras escritoras y periodistas de automovilismo deportivo. Pero no solo eso, como piloto marcó un record y alcanzó los 146,25km por hora, lo que le sirvió para ser apodada como “La mujer más rápida del mundo”

Escribió uno de los primeros libros sobre automovilismo dedicado a las mujeres “La mujer y el automóvil: un manual amigable para todas las mujeres que compiten en automovilismo o desean hacerlo» (The Woman and the Car: A chatty little handbook for all women who motor or who want to motor)  en el que, entre otras cosas recomendaba llevar un espejo de mano en un lugar conveniente cuando conduzcan para poder levantarlo y mirar hacia atrás cuando conduzcan.

De esta forma estaba inventando el espejo retrovisor antes incluso de que los constructores de automóviles los fuesen introduciendo en sus modelos

Florence Lawrence una pionera del tunning

 Florence Annie Bridgwood, conocida por su nombre artístico como Florence Lawrence era una actriz canadiense considerada una de las grandes estrellas de su época.

Pero la gran pasión de Florence eran los coches y empleó su fortuna en coleccionarlos y en disfrutarlos. No solo le encantaba correr con ellos, sino que también los modificaba a su gusto.

En una de estas modificaciones se le ocurrió (en 1914) poner una especie de brazos sobre el parachoques trasero que se desplegaban e indicaban la dirección hacia la que iba a girar. Era una versión primitiva de los intermitentes tal y como los conocemos hoy en día.

Eliška Junková: la reina del neumático

Eliška Junková, también conocida como Elizabeth Junek es considerada una de las mujeres más importantes en la historia del automovilismo, tanto dentro como fuera de la competición.

Con solo 24 años ganó su primera de coches y en 1927 triunfó en el Grand Prix de Alemania. Su victoria fue tan inesperada que, durante la entrega de premios, el himno de su país no pudo ser entonado ya que nadie contaba con las partituras.

Su habilidad para conducir venía desde niña y se puso de manifiesto cuando sustituyó a su marido (Junek) en una competición al tener este una lesión en la mano que le impedía competir.

El título de Reina del Neumático le vino dado tras haber conseguido ganar diferentes carreras por toda europa y, sobre todo por proclamarse campeona en el Gran Premio de Nurburgring (Alemania) y ser la única mujer en la historia en ganar un Gran Premio. Compitió en los circuitos más duros (siempre mixtos) demostrando grandes habilidades y dejando claro que era la mejor corredora.

 

 

Celia Rivas Casais: la primera con permiso de conducir camiones

Celia Rivas Casais era una empresaria y conductora que tenía claro que quería dedicar su vida a la conducción. En 1932 consiguió ser la primera mujer en sacarse en permiso de conducir camiones.

Gracias a ello decidió continuar con la empresa de su padre, una empresa dedicada al transporte de bienes en un negocio encabezado por ella y sus tres hermanas. Lo tuvieron que camuflar bajo el nombre de “Hijos de Joaquín Rivas” ya que no debían revelar su condición de mujeres si querían seguir trabajando.

Aun así, la empresa de Celia Rivas y sus hermanas se convirtió en un auténtico imperio formado por más de 250 trabajadores durante la dictadura de Franco.

Maria Teresa de Filippis: la primera mujer en correr en Fórmula 1

En 1958 quiso competir por primera vez en el Gran Premio de Francia, pero se encontró con la negativa del director del GP que le dijo “El único casco que le vale a una mujer es el de la peluquería”

Por supuesto, no ser rindió y ese mismo año se convertía en la primera mujer piloto de la F1 en el Campeonato Mundial de Fórmula 1 de Bélgica. Llegó a participar en tres Grand Prix y  su mejor marca fue el décimo puesto.

Michèle Mouton y Fabrizia Pons: ganadoras por primera vez del Campeonato Mundial de Rally

En 1981 Michèle Mouton y Fabrizia Pons formarían equipo y se convertirían en las primeras mujeres en ganar en Campeonato Mundial de Rally. El equipo formado por Michèle y Fabricia era imparable y durante el tiempo que compitieron juntas, lograrían también otras 4 victorias en esta competición y fueron subcampeonas del mundo en 1982.

Mouton, es una de las piloto francesas más destacables de todos los tiempos, se convirtió en la piloto oficial de Audi y, entre sus innumerables éxitos destaca el segundo puesto en el Rally de Costa de Marfil, el mejor lugar en la historia del Campeonato Mundial para una mujer. Sus dotes para la conducción eran innegables y su pasión por el automovilismo superaba cualquier barrera. El año que fueron subcampeonas (1982), dos leyendas de los rallis (Hannu Mikkola y Stig Blomqvist) llevaban el mismo coche que ellas y siempre quedaron muy lejos. Lamentablemente perdieron el mundial debido a un abandono el día que se enteraron que el padre de Mouton había muerto.

Además, Michèle se convertía 2011 en directiva del Campeonato Mundial de Rally organizado por la Federación Internacional del Automóvil, un puesto reservado generalmente para hombres.

Fabrizia, por su parte, cosechó grandes éxitos tanto en Italia como en el resto del mundo. Además de su destacable papel como copiloto, también compitió en el mundial de Rally como piloto en una prueba y como copiloto en 64 y es junto a Jean-Claude Lefebvre la única persona que ha sumado puntos para el campeonato mundial tanto como piloto como copiloto.

Ambas son consideradas como las pilotos más exitosas de todos los tiempos e incluso del automovilismo en conjunto.

 

María de Villota la primera española en subirse a un monoplaza

Maria de Villota es, sin duda, una de las pilotos más emblemáticas de nuestra época y la primera que se montó en un monoplaza de F1, aunque no llegase a ser piloto oficial de ningún equipo.

A lo largo de su trayectoria fue abriendo puertas en un deporte mayoritariamente dominado por hombres, pero poco importó para conseguir cosechar una gran cantidad de éxitos. Maria destacó en las carreras de turismos donde era habitual verla entre los primeros puestos e incluso en el podio.

Aunque su sueño era ser piloto de Fórmula 1, no consiguió ser piloto oficial pero sí fue piloto de pruebas de una escudería de F-1: Marussia

Jutta Kleinschmidt, primera mujer en ganar el París Dakar

Jutta trabajaba como desarrolladora en el departamento de investigación de BMW hasta que decidió dedicarse profesionalmente a las carreras.

En 1992, el año que decidió dedicarse a la competición de los rallyes de moto, ya consiguió grandes resultados: quedó primera en la categoría femenina del Rally Paris-Cape Town y en el Rally de los Faraones.

También se atrevió con el Dakar, la carrera más dura del mundo, y en 1995 decidió dar el salto a coches. Participó en varias ocasiones quedando en las primeras posiciones pero no fue hasta 2001 cuando se convirtió en la primera (y única) mujer en ganar el París Dakar.

 

Como ellas, muchas otras mujeres siguen compitiendo y cosechando títulos como las españolas Laia Sanz y Cristina Gutierrez, que son un gran referente para las siguientes generaciones.

Este artículo es solo un acercamiento, pero hay muchas otras mujeres que han marcado grandes hitos en la historia del automovilismo. Desde aquí os animamos a investigar y a encontrar a todas esas mujeres que, aunque a menudo invisibilizadas, han estado presentes en un sector generalmente dominado por los hombres. Y tú ¿cuál es tu referente femenino en el mundo del motor? Cuéntanoslo en los comentarios.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *