¿Te está abandonando el coche? 8 síntomas que le delatan

Asúmelo, por mucho que adores tu coche va a llegar el momento de decirle adiós y comprar uno nuevo. ¿Cuándo llegará ese momento? Depende de muchos factores y puede que tu coche ya esté dando algunos avisos para que empieces a planteártelo.

Te contamos algunos de ellos para que vayas estando atento

1 Hay ruidos raros:

No sabes muy bien de donde vienen, pero lo cierto es que escuchas ciertos ruiditos que no suenan nada bien ¿será una piedrecilla que se ha colado? ¿O un palo que está rozando? Probablemente no. Presta un poco más de atención porque si los escuchas tanto al arrancar como en marcha, es posible que algo no vaya bien y el día menos pensado te lleves un disgusto.

2 Vibraciones por todas partes:

Al principio pensabas que era de la carretera que estaba en mal estado, pero te has dado cuenta que esa vibración en el volante y en los pedales es casi constante. Además también notas esas vibraciones en la transimisión… así que hay algo que va mal.

3 El motor se calienta de repente y se enfría de nuevo:

La temperatura del motor tiene que mantenerse estable. Si notas que le dan calentones o que varía demasiado a menudo, es que algo no anda bien. Puedes ir al taller para que te digan qué le pasa, pero seguramente sea que ya es demasiado antiguo.

4 Se pierden líquidos de forma frecuente:

Una de las formas en las que más se aprecia el desgaste del vehículo es con las pérdida de líquidos. Si has notado que las juntas y manguitos pierden fluídos de forma cada vez más frecuente es un síntoma de que tu vehículo está empezando a despedirse de ti.

5 El humo que sale del tubo de escape es negro:

Si notas que el humo que sale del tubo de escape es cada vez más oscuro… malo. Suele significar que el motor está quemando demasiado combustible lo que puede provocar desperfectos en las piezas del motor así que ¡cuidado con ello!

6 Las averías son cada vez más frecuentes y no pasa la ITV a la primera:

En los últimos tiempos has tenido averías, no muy caras, pero cada dos meses te toca ir al taller. Las piezas y engranajes del vehículo se van deteriorando con el uso, por lo que esta es otra gran señal de que, cualquier día, la avería no va a ser tan pequeña.

Además, hace años que no pasas la ITV a la primera, siempre hay algo que arreglar… otro indicativo de que tienes que ir renovando tu coche.

7 Hay partes oxidadas o en mal estado en el exterior:

Se ha oxidado ese pequeño golpe que le diste y no hay forma de que se quite por mucho que lo pintes. El aspecto del coche por fuera es antiguo y cada vez te cuesta más enseñarlo en público… Lo sentimos, pero seguramente sea porque ya le toca pasar a mejor vida.

8 Las cuestas se te hacen cada vez más cuesta arriba:

¿Has notado que el coche no tira? Por mucho que aprietas el acelerador el ritmo de subida es lento y al coche le cuesta. Lo mismo pasa con el freno, que tienes que hundir el pedal a tope para que responda. Además las marchas están cada vez más duras ¿verdad? Pues sí, tu coche necesita un cambio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.