Los rechazos por defectos graves en la carrocería aumentan un 30% en la ITV

Cuando vamos a pasar la ITV lo último que revisamos es la carrocería. Ya que pensamos que porque tenga un abolloncillo o algún rasguño no va a pasar nada.

Pero la realidad es que los defectos que tienen que ver con la carrocería, son de los frecuentes. Y motivo suficiente para que la ITV salga desfavorable.

De hecho en los últimos cinco años han aumentado los suspensos por defectos en la carrocería hasta un 30%. Como no queremos que te pase, te vamos a contar lo que debes revisar antes de ir a la ITV para que no te lleves sorpresas desagradables.

Los 10 defectos de carrocería más frecuentes en la ITV

  1. Los espejos retrovisores: por un lado, los espejos deben estar homologados y colocados correctamente para pasar la ITV. También hay que evitar que haya grietas en el cristal y en el revestimiento para asegurar que no se desprendan durante la marcha. Si hay peligro de caída, será un defecto grave.
  2.  
  3. El paragolpes: si está deformado o presenta serios problemas para sujetarse, será un fallo inmediato y la inspección será desfavorable.
  4. Con el paragolpes en mal estado no pasarás la ITV (ni deberías circular)
     
  5. Faros y pilotos exteriores: no pueden estar fundidos, ni agrietados, ni en condiciones que dificulten su funcionamiento. Si no, suspenderás.
  6.  
  7. Cristales: «por un rasguño no pasa nada». Depende. Si ese rasguño puede hacer que el cristal se acabe resquebrajando, sí pasa. No se considerará seguro para circular y no pasará la ITV.
  8.  
  9. Golpes y abollones: depende de cómo sean y de dónde estén. Si están en un lugar que pueda suponer problemas en la marcha, se considerará fallo grave.
  10.  
  11. Limpiaparabrisas: no tiene solo una función estética. El limpiaparabrisas también sirve para garantizar la visión en todo momento. Si no funcionan correctamente o existe riesgo de que se desprendan, será también un suspenso.
  12.  
  13. Puertas: todas las puertas deben abrirse y cerrarse correctamente para garantizar la salida de los pasajeros. Comprueba que funcionan antes de ir a la ITV para aprobar a la primera.
  14.  
  15. Molduras: cuando están en mal estado, son uno de los mayores enemigos de la seguridad del vehículo… y evidentemente no pasarán la ITV. Si se pueden desprender, no están homologadas o mal colocadas, suspenderás la prueba.
  16.  
  17. Rejilla del radiador: otro de los defectos graves más desconocidos. Si está partida o mal fijada, la ITV será desfavorable ya que la rejilla del radiador es un elemento clave para que el motor se pueda refrigerar.
  18.  
  19. Corrosión: igual que pasaba con los golpes, depende de cuánto y de dónde. En cualquier caso, trata de evitarla ya que las partes metálicas pueden quedar expuestas y puede que suponga un fallo grave en la ITV.
La corrosión afecta a la seguridad del vehículo y es un fallo grave

Si supone un riesgo para la seguridad, será desfavorable

En general, todo lo que suponga un fallo que afecte a la seguridad del vehículo será un defecto grave. A veces no nos damos cuenta que un golpe puede hacer que una pieza se desprenda, o que un elemento no funciona como debería. Es normal, porque como usuarios a veces descocemos el funcionamiento real de los sistemas de seguridad.

Por lo tanto, es recomendable acudir a un taller antes de pasar la ITV por si tienes dudas.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *