Conducir deshidratado, tan peligroso como conducir ebrio

La deshidratación es uno de los peligros que pueden aparecer cuando conducimos en verano, y no necesariamente al hacer grandes distancias.

Al llegar el calor, el ambiente se reseca, sudamos y podemos llegar a deshidratarnos si no tomamos la cantidad de agua suficiente. Pero ¿qué efectos tiene en nuestra conducción?

Un conductor deshidratado comete los mismos errores que un conductor ebrio

Según un estudio de la Universidad de Loughborough (Reino Unido) y el European Hydration Institute si conducimos en un estado de deshidratación (aunque sea mínimo) podemos cometer los mismos errores que un conductor que se haya tomado cuatro copas de vino (lo que viene a ser un nivel de 0’8 g/l de alcohol en sangre).

¿Cuáles son estos errores? Principalmente frenar demasiado tarde por una falta de percepción, salidas involuntarias del carril (hacia el centro o hacia el arcen) o mala percepción de las señales.

Además, la deshidratación suele venir acompañada frecuentemente de mareos y vómitos… pero a veces puede llevar hasta pérdidas de conciencia. ¡Así que no te olvides de llevar agua en todos tus desplazamientos!

Prevenir la deshidratación al volante

En cualquier caso, es fácil prevenir la deshidratación al volante. Lo principal será mantener fresco el interior del vehículo (pero sin pasarse, una temperatura de 22º-24º es suficiente).

También debes cuidar la alimentación en las horas previas. Es recomendable beber agua, zumos o refrescos sin cafeina, puesto que ésta puede provocarte nerviosismo.

En cuanto a la comida hay que encontrar un término medio. No te pongas a conducir dos horas habiendo tomado solo un vaso de leche porque te entrará hambre y estarás más pendiente de tu estómago que de la carretera. Tampoco te des un banquete antes de salir porque te entrará sueño y sentirás más pesadez.

Lo ideal sería tomar un sandwich y una ración de fruta o una ensalada antes de salir ya que, de paso, te servirá para hidratarte y te dará energía. También puede ser una buena idea llevar unos frutos secos para el camino, pero recuerda parar para tomarlos y no lo hagas durante la marcha.

En generales recomendable evitar la pasta, el arroz, los fritos, las salsas picantes y las legumbres.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *