Conducir con diabetes

En España hay alrededor de 6 millones de personas con diabetes (y de ellas, un 40% no están diagnosticadas) según la  Fundación para la diabetes.

Según el grado y las circunstancias de esta enfermedad crónica, puede afectar a la conducción. Por lo que a lo largo de este post vamos a contarte qué debes tener en cuenta si eres diabético o diabética antes de ponerte al volante.

¿Qué es la diabetes?

La diabetes pertenece al grupo de las enfermedades crónicas y aparece cuando el páncreas es incapaz de producir una cantidad de insulina suficiente o cuando el cuerpo no es capaz de gestionar la insulina producida.

Hay dos tipos de diabetes:
  • Diabetes tipo I: aquellas personas que tienen este tipo de diabetes no producen insulina, así que requieren de inyecciones de insulina para seguir viviendo.
  • Diabetes tipo II: en este caso, sí serían capaces de producir insulina pero, o bien no es suficiente, o bien el cuerpo no la distribuye de forma eficaz.

La insulina es una hormona que sirve para regular el azúcar en la sangre y que nos da la energía necesaria para que nuestro cuerpo siga en marcha. Si ese azúcar no es capaz de llegar a las células de nuestro cuerpo y transformarse en energía, se va acumulando en la sangre hasta unos niveles que pueden ocasionar hipoglucemia.

¿Cuáles son los síntomas de la hipoglucemia? ¿los puedo detectar?
  • Ritmo cardíaco irregular
  • Fatiga
  • Piel pálida
  • Temblores
  • Ansiedad
  • Sudoración
  • Hambre
  • Irritabilidad
  • Sensación de hormigueo alrededor de la boca
  • Llanto durante el sueño
  • Desorientación, comportamiento anormal o ambos, como la incapacidad de completar tareas de rutina
  • Alteraciones visuales, como visión borrosa
  • Convulsiones
  • Pérdida del conocimiento

En cuanto a la capacidad para conducir, se cree que los diabéticos y diabéticas que pertenecen al tipo I tienen mayor riesgo de accidentes. También existe un riesgo elevado cuando la persona al volante es diabética y no sabe detectar los síntomas de hipoglucemia. Así que si eres diabético o crees que puedes serlo, presta atención a esos síntomas.

Cuándo es peligroso conducir con diabetes

La diabetes es una enfermedad bastante frecuente (ya decíamos que solo en España hay 6 millones de pacientes con ella) y es necesario saber que hay ciertas circunstancias en las que los síntomas pueden resultar peligrosos si nos vamos a poner al volante.

La diabetes interfiere con una conducción segura cuando:

  • Se da hipoglucemia (sobre todo en los casos más graves que implican pérdida del conocimiento)
  • Hay alteraciones en la visión: la retinopatía, las cataratas y otras alteraciones causadas por la diabetes dificultan la visión óptima de los conductores, por lo que habría que corregirla antes de ponerse al volante.
  • Las alteraciones neuropáticas que afecten a la movilidad y sensibilidad de los pies. Son muy peligrosas puesto que pueden alterar el manejo de los pedales de freno, acelerador o embrague.

6 consejos a tener en cuenta si eres conductor y diabético:

  1. Haz un control de glucemia antes de empezar un viaje (sobre todo si es largo). Por supuesto, no conduzcas si el nivel es demasiado bajo
  2.  
  3. Estate alerta de los síntomas de la hipoglucemia y respeta los horarios de comida y medicación para que no se produzca
  4.  
  5. Lleva siempre alimentos con hidratos de carbonoen el coche para cualquier imprevisto
  6.  
  7. Protege la medicación del frío y del calor en el coche (cuidado con las calefacciones y los aires acondicionados)
  8.  
  9. Si te han cambiado de dosis o tratamiento, extrema la precaución hasta tener controlados los niveles de glucosa en sangre
  10.  
  11. Si te has llegado a desmayar o necesitado una inyección de glucagón, habla con tu médico para ver si realmente puedes conducir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.