7 Averías que sufrirá tu coche con la ola de calor

¿Las altas temperaturas te afectan y te cuesta más funcionar? Pues lo mismo le pasa a tu coche. En los días que tenemos olas de calor o simplemente es verano, puede que funcione algo peor y acabe produciéndose una avería.

Te contamos cuáles son para que las tengas identificadas y puedas tratar de evitarlas.

Las averías más frecuentes en el coche por calor

1. Calentón del motor por calor:

Quizá sea la reina de las averías del verano. Si ves un coche parado en el arcén hay muchas posibilidades de que sea porque se ha recalentado.

El aumento de la temperatura puede tener diferentes causas como una fuga del líquido refrigerante, fallos en los filtros, en el termostato y sobre todo pasa en retenciones o subidas muy largas a pleno sol.

2. La batería se estropea con las altas temperaturas:

Es otra de las averías que más aparecen en esta época (se calcula que un 30%) dejando a muchos conductores tirados a medio camino.

El problema es que con las altas temperaturas, el ácido que hay en el interior de la batería puede secarse más facilmente. Si la batería lleva mucho sin cambiarse la probabilidad de estropearse será mucho mayor.

3. El aire acondicionado deja de funcionar:

Es posible que la avería venga de antes, pero es en verano cuando nos damos cuenta ya que es más necesario. Usarlo demasiado (o demasiado poco) puede deteriorar la resistencia, desgastar los conductos que llevan el aire…

Además también pueden darse otros problemas como fugas del gas refrigerante. De esto último puedes darte cuenta si cada vez enfría menos o si ves que tienes que recargarlo cada verano.

4. Los neumáticos y los reventones por calor:

Si tus neumáticos están desgastados, no llevan la presión adecuada o llevas mucho tiempo con ellos, es posible que el calor del asfalto les haga desgastse aún más. Los reventones por estos motivos son bastante frecuentes así que, antes de salir en un viaje largo, asegúrate de que la presión es correcta y que no hay grietas ni nada raro.

5. Los discos de freno se deforman con temperaturas elevadas:

El calor dilata las cosas, eso ya lo sabemos y la mayoría de vehículos cuentan con ello a la hora de diseñarse. El problema viene cuando son partes que pueden estar más desgastadas por no haberlas cambiado en X años como los discos de freno.

Si hace mucho calor, puede que se deformen por la presión y la temperatura, lo que provocará una pérdida de eficiencia en el frenado ¡revísalos a tiempo!

6. El radiador y el alternador ¡cuidado si hace mucho calor!

El radiador y el alternador son fundamentales para mantener el motor refrigerado. Abusar del aire acondicionado por las altas temperaturas les obliga a un sobreesfuerzo, lo que puede hacer que se rompan algunos de sus componentes y dejen de funcionar. Recuerda que la temperatura ideal es entre 22-26º en el interior del vehículo ¡no hace falta que parezca el polo norte!

7. Sobrecarga de la válvula EGR:

Esta válvula es la responsable de redirigir los gases que tienen partículas contaminantes para que lleguen al sistema de combustión y evitar que vayan al motor y se acumulen. En verano es más probable que existan partículas contaminantes en el aire, además de la calima y el polvo en suspensión… lo que hará que trabaje aún más y llegar a sobrecargarse.

Para evitar esas averías, en general, lo que tienes que hacer es llevar un buen mantenimiento del vehículo y cambiar los diferentes elementos cuando lo marque el fabricante. Una de las formas que tenemos de asegurarnos de que todo está en orden es pasar la ITV a tiempo así que ¡no lo dejes para el último día y reserva tu cita antes de las vacaciones! ¡no te la juegues! no es solo por la multa…

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.